El metiche de marras

lo mirable del thurmasthell aquel

Loading...

Tuesday, January 27, 2009

El día que la mente se detuvo

Fui a ver El día que la tierra se detuvo, ese refrito de la clásica de 1951 o algo así. yo la ví fuera de su contexto en encuentros de frikis ci-fi y la tomé como un pedazo de historia de la misma.
pero ahora...
Desde el primer momento resulta chocante ver el descaro de los anuncios de las marcas emblemáticas de la civilización USA.
Algo que no soporto es el despliegue de elementos técnicos para que resulte que todo se arreglará entre unos pocos personajes, los cuales, ni siquiera son relevantes en el contexto de poder de la situación (en historias de este tipo, el desenlace no lo logran líderes mundiales, ni políticos de altísimo rango, ni mucho menos, filósofos de gran injerencia. No, son civiles comunes y corrientes que además, llegaron al asunto de pura chiripa).
Resulta más coherente Mi novia es una extraterrestre que este bodrio. En aquella, los terrícolas se salvan gracias a que (no sabemos bajo qué tipo de alergia o catarro, uno de los ejecutores estornuda y entonces llega a la sabia conclusión de que una raza que posee el estornudo entre sus gracias, no merece desaparecer del universo. Vamos, que es una versión de Lilo y Stich en plan “para adultos”. Stitch, la máquina destructora temida en todo el espacio exterior, es capaz de variar su programación por UN solo sujeto, entre millones, para salvar a toda la raza.
Esto me recuerda aquella otra que tampoco me gustó, “La era de hielo”, por el mismo tópico: El humano, el depredador, es tan digno de perdonársele todo, que un mamut es capaz de dejar de lado su propia seguridad para salvar a un enclenque crío humano. Un tigre dientes de sable es capaz de traicionar a su clan, a su naturaleza y a su instinto, por un humano. ¿Qué hace al humano digno de todo?
me resulta estúpido que nomás por encontrarse una chava buenona y un chavito negrito (¿guiño a su nuevo presidente?), los planes de Klaatu se reviertan. carajo que hay que ser lelo.
Cuando se detiene el proceso de extinción pasan un par de imágenes delatoras de la intención de la cinta: Primero, un primer plano de unas torres de extracción de petroleo, después la luz se hace en una planta de ensamblado automotriz. ¿Así o menos directo? El mensaje me suena a: Se ha salvado el petroleo ( y con él nuestros pretextos para seguir nuestras guerras) y “¡Salvamos la industria automotriz! Alégrense ciudadanos,
sigan con lo suyo”.
Usar a Keanu Reeves es la cereza del helado. Si en Matrix, muchos clavados asumieron su mesianismo como Neo, era necesario usarlo para darle la vuelta a la moneda. En Matriz el trasfondo era: ¡Dense cuenta, no somos más que peleles de un sistema que nos esclaviza!, ahora es: SI, ya sabemos y ustedes también, que todo lo estamos haciendo mal, pero basta con que se pongan a amarse entre ustedes que aquí en nuestros dominios todo lo arreglamos.
Hubo quien, al término de semejante esperpento ¡Aplaudió!
Ahora sí, ya los aleccionamos, desfilen todos a la salida y sigan con sus vidas.