El metiche de marras

lo mirable del thurmasthell aquel

Loading...

Monday, October 12, 2009

Ya casi

Estoy a tres días de mi partida y justo ahora me está cayendo el veinte. He dejado para el último momento el hacer maletas, imprimir documentos, gestionar más recursos, dejar en óptimas condiciones algunas cosas de casa, reestructurar deudas, avisar a todos mis amigos, comenzar el blog, recuperar mi credencial que dejé en prenda por unas pinches cajas directas para guitarra electroacústica, y que por no haberle pagado al del sonido las decomisó; escribir mails a todos mis amigos, hacer por fin la cena de despedida que myrna organizó y que todavía no realizamos, mandar proyectos, cobrar otras lanitas...
¡Argh!
Para colmo, se me amontonan justo ahora actividades que limitan aún más mi tiempo disponible para prepararme: este pinche festival Arte en Vuelo que me deja más problemas que satisfacciones, una presentación en México que se roba todo el miércoles, las visitas sociales que ya me están exigiendo unas últimas horas de convivencia antes de mi viaje.
Así y todo, el jueves estaré abordando el avión.
¡Sí señor!

Friday, October 02, 2009

Cómo viajar a Polonia sin enterarse del financiamiento

Ante el precio del viaje, uno que otro amigo me han cuestionado sobre la pertinencia del mismo.

Hace algún tiempo, Cázares me decía que un artista no estará completo en tanto no trascienda sus propias fronteras, tanto mentales como territoriales. Todo viaje, aún en circunstancias adversas, nos nutrirá temáticamente, estilísticamente, y sobre todo, humanamente.
No soy la rata que abandona el barco, no soy el inconsciente que deja a medias cientos de cosas aquí en México, no soy tampoco el abusivo que está aprovechándose de algunas personas en beneficio propio.
A veces me digo que tampoco vale la pena. Otras veces me digo que por qué no. Y el resto del tiempo me digo que da igual, que vaya o no vaya, mis actos no van a desencadenar una tragedia o un milagro. Y en vista de las circunstancias, pues mejor me voy, que ya al regresar quizá algo en mi forma de actuar, de responder ante los retos, haya variado.
Es una expectativa difusa la que me lleva. Es una gana de sacudirme esta inercia que me tiene atado. Es una sacudida para todos los que forman parte del círculo, algo tiene que surgir de ahí que ya no forme parte de la rutina viciosa que hace que cada tropezón mío le duela a Ángela, que cada resbalón nos unte de un barro harto conocido.
Me voy porque desde allá arriba, y desde allá lejos, quizá pueda verme en toda mi miseria creacional y ubique de una vez por todas lo que sí y lo que no, de este sujeto llamado Alejandro. (Al margen de lo que dicen por lo menos tres actas que ubiqué en mis pasadas pesquisas para validar mi identidad)
Pues sí, finalmente, merced a cantidad de malabares monetarios, ya tengo asegurado un lugar en el avión que, una escala previa en Madrid, me hará pisar tierras polacas.
Y a todo esto, ¿cómo es posible que hubiera juntado la lana? créanme que todavía no acabo de enterarme. Maravillosa que es la vida y la gente que me rodea, que aunque yo insista en derrotarme, confían en mí y hacen lo que consideran necesario.
GRACIAS A TODOS.
  • Ángel.
  • Mi familia política.
  • Compañía de Artes Vitaminas.
  • Uno que otro diputado.
  • Los amigos que espontáneamente y sin pedírselo, hicieron la vaca.
Y ustedes, que de manera indirecta, por el afán de tener algo qué contarles, me apremian a dedicarle a esto más esfuerzo del nulo que casi siempre suelo ponerle.
Ahora estoy involucrado en el festival de Totolac, pero una vez sacudido aquello, voy a iniciar otro blog paralelo con todo lo que pueda generar de información sobre mi viaje, que a insistencia de varios, no será de sólo la semana que habrá actividades en Polonia, sino todo un mes de andar por Europa.
Tengo encargos de muchos, así que me iré preparado.